Cerraduras antibumping

Cuando hay que ausentarse del hogar por varios días, ya sea por trabajo o por vacaciones, una de las mayores preocupaciones es la seguridad del mismo. No hay como tener la total certeza de que la vivienda se encuentra completamente protegida en contra del acceso de personas indebidas. Teniendo esto en mente, una de las inversiones que siempre se está dispuesto a realizar, es la que permita garantizar que la vivienda sea totalmente segura e inaccesible a visitas indeseadas, brindando tranquilidad a todos sus habitantes.

Los temores de los propietarios no son infundados, ya que estadísticamente han aumentado los números de robos utilizando la fuerza a las viviendas. Y mientras disminuyen otros tipos de robos, el robo a viviendas es el único que sigue manteniendo un aumento alarmante en el país, lo que aumenta la demanda de soluciones.

La cerrajería presenta soluciones que pueden ayudar a mitigar esta tendencia. Los especialistas recomiendan primero que nada, reforzar la seguridad de la puerta de acceso a la vivienda, ya que si se consigue que la puerta sea totalmente imposible de abrir sin llave, se logrará un nivel de protección y seguridad muy por encima de otros métodos, evitando de esta manera la desagradable irrupción de personas no deseadas a la vivienda.

Una dupla inviolable: puertas blindadas y antibumping

Cada vez es más habitual que las puertas tradicionales sean reemplazadas por puertas blindadas o acorazadas, aunque aún hay viviendas que no cuentan con ellas. Estas puertas son un poco más gruesas que las clásicas, y llevan en su estructura interna una lámina metálica, que dificultad cualquier intento de manipulación. Estas puertas son mucho más pesadas y más robustas que las convencionales, por lo tanto su valor también es más alto, pero es una buena inversión dado los niveles de seguridad que brinda.

Pero a pesar de la gran protección que brindan, no son tampoco totalmente seguras frente a un intento de invasión forzada de la vivienda, por lo que para conseguir casi que una seguridad al 100 %, es indispensable centrar la atención en el tipo de cerradura que tenga la puerta, existiendo una que dificulta enormemente la posibilidad de ser forzada y evitar el acceso de intrusos: las cerraduras antibumping.

Cómo funcionan las cerraduras antibumping

Este tipo de cerraduras toma su nombre de la técnica del bumping, que consiste en abrir la cerradura utilizando una llavee manipulada, a la que se le dan pequeños golpes de un martillo para conseguir que el mecanismo interno de la cerradura se mueva todo al mismo tiempo, con lo que basta que se gire la llave para conseguir la apertura de la puerta, sin violencia y sin forzarla, lo que la ha convertido en la técnica favorita de los ladrones.

Cuando los golpes dados consiguen que el mecanismo interno gire al mismo tiempo, se consigue que el sistema de la cerradura lo interprete como una señal que se ha introducido la llave correcta. Todos los pistones internos toman su posición, aunque de forma aleatoria, lo que permite que la llave pueda girar fácilmente, así la puerta es abierta y la vivienda desvalijada, causando una desagradable sorpresa sus propietarios.

Las cerraduras antibumping, como su nombre lo indica, impiden que esta técnica funcione. No es una cerradura totalmente segura, pero ofrece una resistencia mayor al bumping, resultando en algunas ocasiones prácticamente imposible de realizar esta técnica para forzarla. Existen modelos de estas cerraduras un poco más costosos, que cuentan con un protector magnético que cubre la ranura en donde es insertada la llave. Este sistema solo permite que la puerta sea abierta por los habitantes de la vivienda, lo que impide que personas extrañas que no tengan la llave original, puedan entrar utilizando el bumping. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.